El destello de la vida

Publicado originalmente en el GCI Weekly Update el 11 de mayo de 2015 en FROM THE PRESIDENT
                                                                                   por Joseph Tkach

El principio de la vida siempre me ha sorprendido. El hecho de que Dios diseñara la vida para que empezara con algo tan pequeño como una célula, el óvulo, unido en el útero con una célula más pequeña aún, el espermatozoide, es por lo menos asombroso. En el mismo momento de esa unión, conocida como concepción, las células empiezan a multiplicarse y una vida humana comienza a tomar forma.

Basados en investigaciones recientes, algunos científicos se refieren ahora al momento de la concepción como el destello de la vida. El término destello de la vida se ha usado a lo largo de los años para transmitir varios significados. En el libro Spark of Life: Electricity in the Human Body-Destello de la Vida: Electricidad en el Cuerpo Humano, Frances Ashcroft señala que la electricidad dirige todo lo que pensamos, sentimos y hacemos al moverse a través de los canales de los iones en las membranas de las células en nuestro cuerpo. Por causa de este fenómeno los doctores pueden usar un electrocardiograma para medir la actividad eléctrica de nuestro corazón.

Este fenómeno explica como distinguimos una sustancia en particular, como una guindilla, como picante. También explica como los mosquitos detectan el calor del cuerpo de sus presas, como el calor que desprende el dedo gordo de tu pie si se queda fuera de la malla antimosquitos.

La concepción: el destello de la vida

Investigaciones recientes sobre el destello de la vida coinciden con lo que los cristianos han creído durante siglos: la vida comienza en la concepción. La enseñanza formal de esta creencia se remonta al menos al siglo IV con los escritos de Basilio el Grande, uno de los primeros y mejores teólogos del Dios Unitrino.

Aunque es común referirse metafóricamente a los “fuegos artificiales” que acompañan la concepción, investigadores en la Universidad Northwestern, en Chicago, han mostrado recientemente que otra clase de fuegos artificiales ocurren cuando se unen el óvulo y el espermatozoide, formando un zigoto. Como muestra la siguiente ilustración artística,

y documenta un video sorprendente en http://youtu.be/u-ZpXOQsYQI, en el momento de la concepción se produce un destello de luz al liberarse una descarga de energía alrededor del óvulo fertilizado. Aunque los científicos habían visto este fenómeno en animales, los investigadores de la Northwestern fueron los primeros en verlo en seres humanos. El destello se produce cuando el espermatozoide entra en el óvulo, desencadenando un incremento en el calcio, que luego libera zinc del óvulo. A medida que el zinc es expulsado se une a pequeñas moléculas que emiten fluorescencias.

En un comunicado de prensa, una de las investigadoras compartió su entusiasmo por el descubrimiento: “Ver como cada óvulo humano fecundado irradia zinc en una explosión, fue maravilloso”.

Luz y vida

Me encanta este descubrimiento porque sirve como otra parábola en la naturaleza que señala a Dios, la Fuente invisible de la “luz” y de la “vida” del mundo.

Desde la antigüedad se ha reconocido que hay una relación en el mundo natural entre la luz y la vida. Los escritores bíblicos usaron esta asociación para señalar a la realidad más profunda e invisible de la generosa relación entre Dios y su creación. La naturaleza y la cualidad de esta relación fue total y finalmente revelada en el Verbo encarnado de Dios, Jesucristo, empezando con su concepción por el Espíritu Santo en el útero de María al recibir y, libremente someterse a la Palabra invisible hablada a ella por el ángel de Dios. Recordarás la respuesta de María: “Aquí tienes a la sierva del Señor, contestó María. Que él haga conmigo como me has dicho” (Lucas 1:38).

Be-It-Unto-Me por Liz Lemon Swindle (usado con permiso del artista)

El apóstol Juan escribió esto sobre Jesús: “En él estaba la vida, y la vida era la luz de la humanidad” (Juan 1:4). “Luz” se usa dieciséis veces en el Evangelio de Juan para describir la obra de Cristo. Jesús no es meramente una luz, u otra luz entre muchas, al contrario, él es la única y la verdadera Luz (Juan 1:9). Al afirmar ser la Luz de la humanidad, Jesús estaba declarándose claramente a sí mismo ser el Mesías. Ya que uno de los nombres del Mesías esperado era Luz (Isaías 60:19-22), no podía haber duda sobre su identificación propia.

Saber quien es Jesús, debería de hacer el descubrimiento del fenómeno del destello de luminosidad en la concepción quizás un poco menos sorprendente. Jesús es el dador de la vida y es como si diera un destello de aprobación en el momento de cada concepción. Y ya que Jesús es el iniciador y el perfeccionador de nuestra fe, terminará lo que ha empezado en cada uno de nosotros mientras le devolvemos una respuesta amorosa, crecemos en él y recibimos la participación en la propia clase de vida de Dios, esto es, la vida eterna.

El tema de la luz se muestra a través de todas las Escrituras y se usa incluso para describir el trono de Dios en el Libro de Apocalipsis: “Después de esto miré, y allí en el cielo había una puerta abierta. Y la voz que me había hablado antes con sonido como de trompeta me dijo: ‘Sube acá: voy a mostrarte lo que tiene que suceder después de esto’. Al instante vino sobre mí el Espíritu y vi un trono en el cielo, y a alguien sentado en el trono. El que estaba sentado tenía un aspecto semejante a una piedra de jaspe y de cornalina. Alrededor del trono había un arco iris que se asemejaba a una esmeralda. Rodeaban al trono otros veinticuatro tronos, en los que estaban sentados veinticuatro ancianos vestidos de blanco y con una corona de oro en la cabeza. Del trono salían relámpagos, estruendos y truenos. Delante del trono ardían siete antorchas de fuego, que son los siete espíritus de Dios” (Apocalipsis 4:1-5).

Sí, la vida empieza con fuegos de artificio, pero aparentemente tiene más fuegos artificiales reservados para nosotros mientras celebramos la vida en el Dios Unitrino por toda la eternidad. ¡Deseo ver esos maravillosos fuegos!

Alegrándome en el destello de la luz.

________________________________________________________________________________________

Si has sido bendecido al leer este artículo quizás desees ayudarnos a que otros lo sean también.   Pincha aquí para saber cómo.                   ________________________________________________________________________________________

Si deseas leer o escuchar más sobre otros temas pincha sobre uno de los siguientes dos listados: 

LISTADO COMPLETO DE ENTRADAS-ARTÍCULOS POR TITULO

LISTADO DE MENSAJES DE AUDIO EN ESTA WEB

 

Esta página ha sido leída 2411 veces

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • MENSAJES DE AUDIO LISTOS PARA ESCUCHAR